lunes, 6 de abril de 2009

10 Cosas que me habría gustado que me contaran sobre el mundo laboral


Cuando empecé a trabajar no tenía ni idea de lo que me iba a encontrar, y estaba profundamente equivocada respecto a lo que en realidad es el mundo de la comunicación y la vida profesional en general.
Aunque todavía me queda mucho por aprender, he aquí diez consejos para los polluelos que se asoman por primera vez al abismo del crudo mundo laboral.
No son mejores ni peores que otros, pero sí son los que a mí me habría gustado que me dieran hace unos añitos. Sin duda me habrían ahorrado muchas decepciones y disgustos.


1. Lo primero:
cree en ti, cree en ti y cree en ti. No lo olvides jamás. Nadie va a dar un duro por ti y tú tienes que ser tu mejor representante.

2. Es imposible
caerle bien a todo el mundo. Cuanto antes lo aceptes, menos sufrirás.

3. De igual manera, siempre habrá gente con la que tú no tengas
feeling. Disimula. Lo justito.

4. Hay un
punto intermedio entre ser pusilánime y ser arrogante. Yo todavía lo estoy buscando. En mi opinión, puestos a pecar, mejor que sea de lo segundo. De lo contrario te tomarán por tonto o tonta. Y eso es lo peor que te puede pasar.

5. Como dijo
Madonna, puedes conseguir lo que te propongas si lo deseas con la suficiente fuerza. Yo me lo creo, siempre he sido muy americana en ese sentido. Estoy en ello, todavía.

6.
Hay dos tipos de personas: las que valen la pena y las que no. Confía en tu instinto. Acércate a las primeras y aléjate de las segundas.

7. Intenta que no te afecten demasiado
las críticas. Siempre estarás expuesto a ellas y siempre habrá gente que querrá hacerte daño. Lo importante es que no lo consigan. Recuerda: cree en ti.

8.
No existen los adultos como tal. Una oficina no es tan distinta de un patio de colegio. Las neuras y traumas de cada uno pueden provocar las situaciones más absurdas y menos profesionales del mundo.

9. No pasa nada si te equivocas. Todo el mundo mete la pata.
Aprende de tus errores.


10. Y por último, pero no por ello menos importante:
es sólo un trabajo. La vida es otra cosa.

9 comentarios:

the thief dijo...

Mola.

¿Quién es esa chica? dijo...

Gracias por leerme!

Capitán Sögul dijo...

Buenísimo post, lo corroboro con mi experiencia:

1. Hay creer en uno mismo, pues no faltan trabas ni judas en el camino...
2. O mejor, hazte un hueco en el ranking de personas más odiadas en la empresa... así seguro que lo superas.
3. Más que disimular lo justo, habla lo educado y ya.
4. Completamente de acuerdo.
5. Puede llevar bastante tiempo...
6. En el trabajo, entonces, te quedarás cerca de muy pocas personas.
7. Si te afectan, que no se te note.
8. Peleas a bolazos de papel y rimas sobre números son la prueba.
9. Depende del tamaño de la metedura de pata, pero mientras aprendas...
10. ¿Trabajas para vivir, o vives para trabajar?. Por desgracia, me toca la primera...

Deschant dijo...

Dios mío, la 8, qué gran verdad. Estoy pensando en qué modificaciones habría que hacerle a este decálogo para aplicarlo a quien trabaja como autónomo y no muchas, la verdad: seguramente puedas darte con más frecuencia el lujazo de no trabajar con/para quien no te cae bien, pero a cambio tu fe en ti mismo tiene que ser a prueba de bombas.

La Chica Cortocircuito dijo...

Tengo un pensamiento recurrente sobre hacerme autónoma... me faltan clientes!

Anónimo dijo...

Y yo no buscaba a nadie y te vi, diria, Fito. Pues lo que me ha animado a leerte ha sido un comentario a mi comentario en el blog de David sobre la ultima de peli de Woody Allen hace unos meses. Es siempre bueno encontrar a una gallega “leida y viajada”. Como alguien dijo el nacionalismo se cura viajando y el fascismo leyendo. Y tu pareces de los Gallegos con algunas millas: Madrid, Paris, London y muy buenas lecturas encima. Ojeando tu blog esta entrada es la que mas me ha llamado la atencion por coincidir en muchos de los 10 puntos descritos. La razon de mi anonimato en mis disertaciones es muy sencilla: soy de esos hombres de gris que carece de tiempo para escribir un blog pero que siempre se agradece leer a alguien que lo haga por ti. Solo elogiar el criterio del autor del blog Perdiendo mi eje y clarificar que yo el comentarista anonimo tenemos una relacion cordial a pesar del episodio que nos ha hecho coincidir a todos. Pero hay mucho gallego Hematocrítico que deberia tomar el ejemplo en vez de quedarse a ver Seinfill o como se diga y maleducando (maestro de profesion) a las futuras generaciones de galleg@s. Sergio V. Gallego, sirviente civil y residente en Londres y tambien con muy buenos amigos colombianos,de Armenia para ser exactos. Un saludo y felicitaciones por el Blog

La chica cortocircuito dijo...

Un verdadero placer tenerte por aquí, anónimo gallego sin resentimientos de nombre Sergio.
(¿Anónimo con nombre?)
Pareces lúcido, una pena que no tengas tu propio blog. Todo es ponerse a ello.
Me asombró tu comentario en el blog de David, me sentí identificada aunque yo tiendo a ser más diplomática en esos asuntos, que nunca sabe una a quién tiene enfrente y tampoco quiere ser objeto de iras ajenas. Está bien que haya gente que, como tú, no tiene problemas en decir lo que piensa ni complejos de provincias.
Gracias por pasarte y por los muchos piropos.

Anónimo dijo...

Y referente al simil de la oficina y el patio del colegio, yo trabajo en un "hot Desking environment", que es como es juego de las sillas, el que llega tarde al curro se queda sin escritorio, probablemente se ve mucho en Madrid tambien por el precio del suelo . Aqui en Whitehall para ahorrar energia y ahorrar emisiones hoy me toca el tercer piso. Si puede ser un rollo andar con tus papeles de aqui para alla pero no le ves el careto al capullo de turno. Y ademas como el ratio es 7/10: siete escritorios para 10 personas, algun dia tendras que trabajar desde casa y eso esta genial para aquellos ninos que les cuesta salir al patio del colegio. A mi me toca manana. No, si todo son ventajas. Tu dile ahi a tu jefe que te sientas en su silla manana. Es lo que haciamos en la facultad de todas maneras.Sergio V. Cronopio o Fama? Del tipo de persona que merece la pena por ser mas arrogante y creer en mi y escribir este comentario en el trabajo.

La chica cortocircuito dijo...

Ese tipo de juegos se estilan bastante por aquí. Historias de Cronopios y Famas, sí señor.
Aunque dicen que en London nos dan mil vueltas en lo que a condiciones laborales se refiere. Bueno, en London y en cualquier país occidental, diría yo.
Escrito desde la oficina.