lunes, 16 de febrero de 2009

Los Planetas: La verdadera historia



Si hubiera una Ruta 66 española recorrería la distancia entre Granada y el Festival de Benicassim y sus protagonistas se llamarían Jota, Florent, Banin y Erick en este particular y castizo On the Road.

En este libro, que no puede faltar en la estantería de todo melómano indie, Jesús Llorente se pone en la piel de aquel fotógrafo que acompañó a los Rolling Stones en su gira por EEUU. El autor comparte aventuras lisérgicas, resacas espantosas, ingresos en hospitales, conciertos mediocres y momentos iluminados con Los Planetas para escribir La verdadera historia del grupo.

El periodista musical y director del sello discográfico Acuarela recorre la vida de los granadinos desde que sus dos componentes principales se conocieran en una tienda de discos hasta la publicación de Canciones para una orquesta química. Todo ello bañado en generosas cantidades de sustancias de todo tipo.

Bajo el enigmático título El libro verde de Los Planetas se esconde una nada maquillada visión de un grupo que despierta tantas pasiones como recelos. El mismo que acuñó algunos estribillos que forman parte de la educación sentimental de toda una generación: la mía.

Gracias a Los Planetas, La Verdadera Historia descubrimos algunos secretos:

-May, bajista de la formación original y ex novia de Jota, abandonó el grupo porque “ya no podía seguirles el ritmo” y porque “le daba vergüenza que en las letras se hablará tan explícitamente de las drogas”.
-El título Una semana en el motor de un autobús surgió de una conversación entre Jota y un amigo que pasaba por una mala racha.
-Los problemas con las drogas de Florent no son una pose de artista maldito y de hecho a punto estuvieron de enviarle al otro barrio de camino al FIB.

-El grupo se planteó abandonar en varias ocasiones, hipotética y temida situación con la que juegan en el título Los Planetas se disuelven.

-Cientos de chicas menores de edad le abrieron las puertas de su casa a Jota, a pesar de ser tan feúcho el pobre (probablemente yo también lo hubiera hecho).
-Las fotos noventeras del grupo son espantosas.
-Brigitte está dedicada a una novia de Florent que se parecía a Brigitte Bardot.
-La épica La Copa de Europa surgió viendo un partido de fútbol.
-A pesar de su comportamiento errante, fueron los niños mimados de RCA.

-La Casa está basada en la historia de amor estival de una amiga de Jota.

En definitiva, un sinfín de curiosidades que harán las delicias de los fans.
El libro sólo se puede conseguir por encargo en la página web de Rockdelux, pero vale la pena esperar. Aunque es imperfecto, parcial y un tanto adolescente (ya sabéis, pura apología del cliché sexo, drogas y rock&roll), si eres tan fan como para perdonarles sus espantosos conciertos y sus desplantes a cambio de una sola letra de sus canciones, te gustará tenerlo.

Ojalá lo hubiese leído a los 18 años, cuando una compañera de la facultad me pasó aquella cinta machacada de Una semana en el motor de un autobús. Sospecho que me habría obsesionado todavía más con aquel fascinante e introspectivo mundo que se habría, flamante, ante mí.

7 comentarios:

Planetarium dijo...

La mejor crítica que he leído sobre este ignorado libro! Felicidades!

Anónimo dijo...

Está genial, Rebe, te dan ganas de leerlo, y eso que yo sólo me sé un par de clásicos pero me dan ganas de leerlo!!!!!!!!

Raúl-flakillo dijo...

que no dejen la musica nunca!!!!

lachica cortocircuito dijo...

Muchas gracias a todos!
Patri, mil gracias por leerme, tengo que hacerme con tu libro...

Capitán Sögul dijo...

Gracias a un post que estaba escribiendo sobre los Planetas, he encontrado tu blog...
Y como me gusta lo que he visto... creo que me convertiré en uno de tus lectores.

Saludos!

La Chica Cortocircuito dijo...

Capitán Sögul, es un placer que me leas. Comentarios como este me animan a seguir escribiendo cada día.
Muchas gracias, y eres más que bienvenido!!

Balmori dijo...

Ojalá pudiera conseguirlo en otro lado, escribí a rockdelux y con el tipo de cambio me costaría el equivalente como a 60 dólares!! muy mal, deseo leerlo.