miércoles, 20 de enero de 2010

Estoy en una época en la que podría pasarme todo el día así...

Lástima que nunca fui un lince con la guitarra española.

5 comentarios:

Capitán Sögul dijo...

Que envidia, para mí la guitarra es una asignatura pendiente... y mira que a mi alrededor casi todos mis amigos la tocan, pero no... tuve que dedicarme a otras cosas… Pero bueno, nunca es tarde.
Saludos!!!

La chica cortocircuito dijo...

Desgraciadamente, yo también soy más de mirar por la ventana con melancolía que de arrancarme a tocar la guitarra... es una de las grandes frustraciones de mi vida: carezco totalmente de oído, a pesar de lo que disfruto con la música.

dameveneno dijo...

¡Qué gran película! Agridulce, pero una de mis favoritas. Este es uno de los momentos más tiernos, pero mi favorito es durante la fiesta. Hay una mujer que se mira al espejo riendo, toda eufórica, y al cabo de un rato se la ve llorando. Y el gato. Y los vestidos...ay (suspiro).

La chica cortocircuito dijo...

Maravillosa película. El libro de Capote es todavía más agridulce...
Sé a qué escena de la fiesta te refieres, es buenísima! También me fijé en que reía y lloraba.
Tambiém me gusta mucho cuando van a robar caretas a la tienda de disfraces... ¡qué divertido!

lovelyRita dijo...

prueba a tocar una bulería...sé que sabes cómo...